9/11/12

Combustión espontánea

Fotografía de Víctor Carrillo

La nostalgia también nos deshace (por dentro)
en cenizas.
Es un pretexto para respirar que quede intacta la piel.
Que un piso no amueblado alcance
1700°C en medio del invierno en Madrid.

Aquella llamada como cualquier otra.
Y la mecha.

Abrasarse desde dentro de las costillas.
Explotar, por no aguantar más incandescencia entre los dedos.
Y explotar.

Las palabras mancharon una habitación en blanco.
Mis células por el suelo.
Las fotos cayendo por la ventana.

Los versos que no escribimos.



NOTA. La composición final poema-imagen apareció en Boronía. Poemas a 45 rpm (abril 2011)