5/12/11

Decapitación

Fotografía de Víctor Carrillo


"Anna, un día, por juego, se decapita.
Le gusta e insiste en ello(...)

La sangre posee los colores de las cerezas maduras y queda preciosa.
-¡Mira! - exclama, y con los dedos me muestra los bordes de la herida (...)

Este gusto por el asesinato propio, y repetido, le resulta natural".
Manuel de Pedrolo. Anna
[Traducción al castellano: José García Obrero]


A veces, sin querer, me quito la cabeza.
Después paso meses
sin encontrarla por casa.

Apenas un rastro de cerezas y café.

Luego, de repente, me descubro entre sábanas sucias.
Recompongo entonces los rizos, pronuncio mi nombre
seis veces y me muerdo el labio
por el extremo inferior izquierdo.

Algo colapsa la retina.

Este cuerpo no sabe tolerarme.


5 comentarios:

alguien dijo...

Yo soy muy de perder la cabeza, pero soy más de perder la esperanza.
¿Estamos perdidos?
No tenemos remedio :P

José Juan Luque Aranda dijo...

esa frase final es estupenda!

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

y te encajas, y te rompes, y te rebelas.

Gj dijo...

son pequeños trasquilones *

Sarco Lange dijo...

El costo siempre supera el beneficio.

Bss.